Dinero, riqueza, violencia

29 vistas

Abusos diarios por culpa de la egocentría

La violencia económica es una forma de control y de manipulación que se puede producir en la relación de pareja. Puede mostrarse a través de la falta de libertad que el agresor ofrece a la víctima en la realización de gastos necesarios para cubrir sus necesidades. 

Algunos casos de violencia económica en el hogar se producen cuando:

– Es el hombre quien ejerce el papel de proveedor, es decir, el hombre es quien trabaja y aporta todo el dinero para la manutención del hogar, por lo tanto supervisa y controla todos los gastos. Puede amenazar a la mujer con dejarla en la calle o quitarle la custodia de los hijos.

– Es el hombre quien “vive” de la mujer, es decir, la mujer es quien trabaja para mantener a la familia o la que aporta la mayor parte de dinero. El hombre con mucha astucia se encarga de manipularla para que le entregue el dinero y poder administrarlo.

¿Cuáles son las causas?

Las causas de la violencia económica pueden ser frecuentes en nuestra vida cotidiana, como por ejemplo: 

Negarle a una persona el acceso a su independencia financiera, ya sea impidiendo el mantenimiento de una cuenta bancaria, tomando sus ahorros o propiedades personales e incluso no permitiendo disponer libremente de documentos o información personal.

Si son padres pero no están juntos: no cumplir con la cuota alimentaria y/o no compartir la responsabilidad de cuidado y crianza de los hijos en común.

Amenazar a la mujer con sacarle todo, dejarla en la calle o, incluso, quitarle la custodia de los hijos.

En los casos donde la mujer es quien posee mayor poder adquisitivo (por trabajo propio o  por herencia familiar) la violencia económica se manifiesta como manipulación psicológica para sacarle dinero con argumentos como que no consigue trabajo, le robaron, tiene que ayudar a amigos o familiares, tiene un proyecto prometedor que financiar, tiene deudas que no puede solventar, etc.

¿Cuáles son las consecuencias?

Algunas de las consecuencias comunes relacionadas con la violencia económica son, por ejemplo:

En la salud psíquica y física: ansiedad, depresión, manifestaciones psicosomáticas, tendencia al consumo abusivo de psicofármacos, etc.

En el desarrollo como ciudadana: limita las posibilidades de desarrollo en el ámbito público, reduce las redes de contactos sociales (la mujer se limita al hogar, la familia y quizás a algunas mujeres en igual situación de dependencia)…

Conclusión

La violencia económica sigue estando presente en algunas vidas de las personas. Un factor que no debería de pasar hoy en día ya que todo hombre y mujer pueden llegar a lo mismo y poder vivir sin tener que recurrir a éste asunto. 

El más reciente de Blog

¡Qué curso tan raro!

Por Alejandro Bataller, Steven Bonifás y Marcos Hernández de El Quint Report. ¿Te acuerdas del último