Los menores de 25 años tienen la culpa de los contagios por Covid-19

/
27 vistas

El Gobierno aprueba el Estado de Alarma y aplica nuevas restricciones de movilidad

Por Celia Carnicer, Susana Sánchez y María Ripoll, redactoras del IES Penyagolosa (Castellón).

Estos últimos días han crecido exponencialmente los contagios por Covid-19 en España y en toda Europa en general. Como consecuencia de ello, el Gobierno ha establecido el Estado de Alarma en todo el territorio, lo cual conlleva medidas como el toque de queda de 23:00 a 6:00 o limitar las reuniones sociales a un máximo de 6 personas, entre otras.

Se ha estado echando la culpa a los menores de 25 años, sobre todo a los adolescentes con la excusa de que somos los que más estamos en la calle y los más irresponsables. Además también dicen que como nosotros no pagamos las multas, sino que las pagan nuestros padres, nos da igual todo. Y a eso hay que añadir que como la mayoría suelen ser asintomáticos, nos da igual pasárselo a nuestros familiares, pero están muy equivocados. En mi opinión, a ninguno de nosotros nos gustaría recibir una multa, ni mucho menos ver sufrir a cualquier familiar.

No hace falta centrarse en la gente más joven para ver cantidad de gente sin mascarilla e incumpliendo las medidas de seguridad. Que no se vea tantos adultos por la calle no significa que no se incumplan o que no sean un foco de contagio, ya que se suelen juntar en una casa, incluso más de 6 personas, sin mascarilla, en un entorno cerrado donde es muy fácil el contagio. Esta claro que hacer botellones está mal, pero estas otras acciones también.

Hemos preguntado a varios compañeros y familiares y, en su mayoría, nos han dicho que todos tienen la culpa, no solo los menores de 25 años. Todos estamos haciendo cosas mal y deberíamos cambiarlas.

En conclusión, esto que está pasando es culpa de todos, no debemos generalizar un grupo entero de la población por algo que hace una gran minoría.

El más reciente de Blog

La moda sense gènere

Durant aquesta última dècada ens han ensenyat a viure i vestir sense etiquetes. La roba representa