El V.A.R. Héroe para unos, villano para otros

/
34 vistas

Por Pablo Sánchez

Todo aquel que esté al tanto del mundo del futbol conocerá las polémicas que nos ha traído durante estos últimos años el uso del V.A.R. (Video Assistant Referee), muy querido por unos, y muy criticado por otros.

Tras la incorporación del V.A.R. en el futbol se ha discutido desde posiciones muy dispares sobre la conveniencia o no de su de su utilización en distintos tipos de escenarios. La clave es decidir si mejora o no la calidad de la competición. Por un lado, hay quien opina que la herramienta es justa a la hora de interpretar las jugadas con exactitud y de forma más objetiva. Sin embargo, hay otro grupo de personas que afirman que la esencia del deporte se pierde, al ser éste controlado de una forma tan exhaustiva y precisa. 

Honestamente, en las ligas y competiciones de larga duración se ha demostrado que los controles no deberían de ser tan estrictos. Esto es así ya que los equipos no suelen depender de un único partido para decidir el final de la competición. En cambio, los torneos eliminatorios como la Champions, Copa del Rey, Supercopas, etc. si deberían de tener un arbitraje más controlado y no tan subjetivo. En esos casos un error arbitral podría desencadenar en la eliminación de uno de los participantes injustamente.

En conclusión, si el V.A.R. se utilizara de forma más eficiente y proporcionada (como hemos comentado, teniendo en cuenta el contexto) no habría esa diferencia tan grande entre unas opiniones y otras. Además, podemos comprobar en diversos estudios como su uso tampoco ha alterado de una forma tan grande los resultados de las ligas nacionales. Por tanto, tampoco tenemos que exagerar a la hora de decir que el V.A.R. ha empeorado la calidad del fútbol.

El más reciente de Blog