El «gamer», en el punto de mira

/
29 vistas

Por Benjamín

No entendemos la crítica constante a los jugadores de videojuegos. Respetemos este arte

Un gamer es un jugador de videojuegos. Quizás la hayan oído alguna vez porque es una palabra que está dando la vuelta al mundo. Muchos de los pioneros que jugaron a videojuegos han sufrido acoso escolar, otros tuvieron suerte de no pasar por eso. Ahora algunos se niegan a aceptar reconocerse con esta palabra que está de moda. Es así ya que varias personas que se metieron con ell@s por jugar. Pero ahora, por jugar tanto precisamente son los más gamers de los gamers.

Ahora ciertos gamers se creen más que nadie porque juegan a un juego que está de moda o porque se han comprado los cascos con led que cambian de color y que si pones al 20% de potencia te quedas sordo… o mil cosas más que acaban siendo lo mismo que un mando normal, un ratón o unos auriculares medianamente buenos. 

Pero en realidad hay muchas personas que solo juegan con los amigos para pasárselo bien un rato. Los niños, que juegan como jugaron los pioneros en su momento, esperando a Navidad para otro juego.  Pero lo que es cierto -y pasa todos los días- es que una y otra vez las personas se machacan unas a otras porque sí. Y en el gaming hay muchos ejemplos de ello. 

Están los que te machacan porque no eres lo suficientemente bueno. Por no estar a su altura para enfrentaros. También te machacan porque no te hayas pasado el Dark Souls (juego considerado el más difícil) o cualquier otro juego complejo. Vale, te has pasado el Dark Souls. Como si quieres pasarte el Pou. Pero deja jugar a las personas en paz. Si son novatos solo pueden mejorar. Cuando veas que esa persona es muy buena te sorprenderás de no haberla querido ayudar.

Luego están los que te machacan porque no le has metido 20€ al juego y no tienes un traje super exclusivo legendario hecho con las fauces de un dragón de hace tres trillones de años en otra dimensión. Muy bien que decidas meterle 10 o 20€ a un juego. Tampoco es muy sano, la verdad. Pero no vaciles ni te rías de uno por no tener un traje o no comprarse el premium. Ya verás como con esfuerzo se pueden conseguir las suficientes monedas virtuales para comprar lo que se quiera. Con esfuerzo se hace todo. 

Después de haber visto a los gamers desde la crítica, me fijo también en las personas que critican al gamer por lo que pueden ganar. A ver, si un jugador profesional gana 6 millones por conseguir un mundial está mal, pero si un futbolista gana más del doble al año está bien. ¿Por qué una cosa está bien y la otra mal?

Está claro que ganan mucho. Pero hay que respetarlo. ¿Por qué no se respeta a los videojuegos? ¿Crees que Bugha no entrenaba 6 horas al día durante meses? ¿Se lo merece menos que Messi o cualquier otro que entrene lo que entrena? Ver un torneo de un videojuego es ver a un@ tí@ delante de un ordenador pulsando teclas y el fútbol es ver a un@ tí@ corriendo detrás de una pelota y dándole patadas.

Visto así cualquiera de las dos cosas parece una tontería. Pero añadiendo el sentimiento de ver la intensidad que hay en un partido, ¿por qué no se van a respetar ambas cosas? Siempre que se respete una disciplina y el dinero que mueve, debería ser respetada la otra. En unos años se ha movido un montón de dinero con el género del videojuego y, aunque su comunidad es muy variada, todo el que quisiera jugar a esto, que nosotros consideramos arte, está invitado a jugar y a poder triunfar.

El más reciente de Blog