El alumnado del IES Henri Matisse recupera en sus clases de lengua textos con antiguos insultos bien sonantes

33 vistas

1°de la ESO recupera algunas de las expresiones del castellano más antiguo de manera divertida e integrada a su ámbito lingüistico

Artículo elaborado por Andrés Pérez González, Guillermo Soler, Alan Dedic y Adrián Rodriguez, redactores de la revista Matisse Report.

Oímos en la radio: «Los Reyes de España serán agasajados por los tuaregs del desierto”. Agasajados. Palabra casi en desuso, precaria, rara, casi hasta fea por su sonido pero muy bella por su significado. Etimológicamente viene del germánico «gasajo», que significa «compañero». De ahí su sentido de alegrar o divertir.

Agasajado es también gusto, placer, contento. Según la Real Academia Española de la Lengua (RAE) se define como «tratar con atención expresiva y cariñosa». También hospedar y aposentar. Agasajemos, pues, nuestros oídos con palabras que merecen ser salvadas del olvido. Así lo hemos hecho en nuestra clase de Lengua Castellana.

Raspamonedas

Este insulto era característico de la Edad Media en la época de la crisis. Se utilizaba cuando los cambistas solían limar un poco el canto de las monedas y acababan juntando kilos y kilos de oro y plata. Llamar raspamonedas a alguien es decirle que es un ladrón o persona muy avispada.

Lechuguino

Todavía se usaba a mediados del siglo XX. Lechugino describe a un hombre joven que aparenta ser mayor porque pretende flirtear con mujeres más mayores que él.

Sigue en el diccionario de la RAE, aunque no se use tanto como en el siglo XIX. Además era una vestimenta típicamente francesa. Por ejemplo, Francisco de Goya pinta en su famoso cartón para tapices del Quitasol, a una petimetra asistida por un lechuguino. Es una escena de galanteo y coqueteo, en donde el hombre intenta recuperar un amor ya perdido como demuestra el lenguaje del abanico cerrado.

Trapisondista

Dice la RAE que un trapisondista es una persona que «arma trapisondas o anda en ellas»

Como nos iniciamos ahora en la historia, seguramente no conocíamos el Imperio de Trapisonda, en Asia menor. Este fue muy breve y aniquilado por los turcos, aunque a Don Quijote le dio tiempo a soñar con él y que le colocaban la corona de emperador. 

Trapisondas significaba acciones poco prácticas y que no servían para nada y los trapisondistas eran aquellos que solo liaban más las cosas y siempre acaban metiéndose en líos. Básicamente los enredadores de nuestro aula actual.

Badulaque

A parte de hacer referencia a un mercado en Los Simpson, también hace referencia a una persona algo irresponsable, inconsciente, necia o impuntual en el cumplimiento de sus compromisos. Aunque en sus orígenes hacía referencia a un aceite que antiguamente se aplicaban las mujeres en la cara.

Ser de la cáscara amarga

En el siglo XVIII, esta expresión se utilizaba para nombrar a hombres gamberros o con matiz violento. Y en el siglo XIX se empezó a utilizar para referirse, de forma peyorativa a los progresistas que defendían unánimemente sus ideas.

Pisaverde

Pisaverde definía a aquellos hombres que se preocupaban demasiado por su apariencia física y se convertían en un galán demasiado repeinado, altivo y sin dinero. Es lo que podríamos definir en el siglo XXI como un metrosexual.

Estafermo

Es un insulto que se le dice a una persona parada, embobada y sin acción.  En el siglo XVII significaba un hombre armado. Aunque también significa estar firmes.

Malquisto

Un malquisto es alguien tan odioso y aborrecible que es rechazado allá donde va. Sigue en la RAE como “mirado con malos ojos por alguien” y se usa en distintas formas y derivados desde el siglo XIV. 

Viceversa

Ser viceversa son esas personas indecisas que no saben qué hacer o pensar, que acaban siendo contradictorios y cambiachaquetas. En el siglo XIX solía decir que “España es el país de los viceversas” para hablar de sus compatriotas ilógicos, contradictorios y marcados por el pucherazo.

¿Entonces cuántos trapisondistas, badulaques, estafermos, malquistos o viceversa existen en nuestra clase?

Fuentes: Inventario general de insultos, de Pancracio Celdrán; Tesoro de la Lengua Castellana o Española, de Covarrubias; Armas y armaduras en España;  11 insultos del español antiguo que deberíamos volver a usar.

El más reciente de Blog

No todo vale

Las sociedades democráticas actuales caminan hacia el radicalismo en la expresión libre de la ciudadanía Artículo