No todo vale

/
66 vistas

Las sociedades democráticas actuales caminan hacia el radicalismo en la expresión libre de la ciudadanía

Artículo escrito por Alba Carretón y Nayara Sanmartín, redactoras de la revista digital Matisse Report.

Los seres humanos tenemos unos derechos fundamentales, como por ejemplo, derecho a una vivienda o derecho al trabajo o a la educación. De este modo, la libertad de expresión es un derecho fundamental que protege la difusión de ideas por parte de individuos o colectivos sin temor a sufrir censuras o represalias. Se encuentra recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como en la Constitución Española.

Escribir en esta revista escolar de nuestro centro es, por ejemplo, un ejercicio de libertad de expresión. Pero, eso sí, como nosotras decimos, la gente puede opinar lo que quiera siempre y cuando no haga daño ni perjudique a nadie, ni lesione ningún derecho. Cada persona tiene pensamientos distintos, sería imposible que millones de personas pensáramos lo mismo. La clave de la convivencia en libertad sería el respeto al resto de la ciudadanía.

En ocasiones, la gente se manifiesta en las calles de una manera, en cierto modo violenta, y provoca el enfrentamiento entre los ciudadanos. Y es que no todo vale, mis ideas o las ideas de los demás no son mejores que otras, son diferentes. Y asumir esto es fundamental en una sociedad civilizada y democrática.

Ahora mismo estamos pasando por una situación social en la que a menudo se saltan los límites que comentábamos más arriba. Altercados, violencia callejera, enfrentamientos, entre otras cosas, son habituales en los medios ya que se dan con cierta frecuencia. Parece que vamos para atrás en el terreno de la libertad de expresión civilizada.

En nuestra opinión, lo acontecido en algunas ciudades de nuestro país cruza las barreras de las que ya hemos hablado anteriormente, ya que llevan esa supuesta libertad de expresión a lo radical, porque deja de ser libertad de expresión cuando esas manifestaciones ponen en serio peligro la integridad física o moral de los ciudadanos. Además, es una falta de responsabilidad fomentar este tipo de “manifestaciones” en un momento en el que el mundo entero pasa por una grave crisis como es la pandemia de covid-19.

El más reciente de Blog