/

Los secretos del Museo Del Prado

¿Qué increíbles historias cuelgan de sus paredes?

El edificio fue construido por orden de Carlos III en 1785, por el arquitecto Juan de Villanueva. Originalmente fue un pabellón para una exposición de botánica, pero en 1819 se abrió al público como Museo de Pinturas Reales, con un catálogo compuesto por unas 311 pinturas. Este fondo se ha ido incrementando con el paso de los años.

El Prado atesora innumerables obras maestras que diferentes dinastías (Austrias y Borbones) han ido acumulando a lo largo de los siglos. Algunas de ellas son los conocidísimos “El jardín de las Delicias” de El Bosco, “Las meninas” de Velázquez, "Los fusilamientos del 3 de mayo" de Goya, o "Las tres Gracias", de Rubens. Además, la colección de fondos del siglo XIX incluye obras de Rosales o Sorolla. 

El jardín de las delicias, de El Bosco

Este museo ha tenido que realizar diversas ampliaciones a lo largo de los años; la más importante de ellas fue ejecutada por Rafael Moneo, y anexionó el claustro de los Jerónimos al edificio principal.

El Museo cuenta con una brigada que trabaja cuando nadie lo ve para que todo esté siempre listo para recibir a los visitantes. Además, su plantilla de restauradores es la más prestigiosa del mundo. 

Una de los últimos grandes reclamos del museo es la "Mona Lisa del Prado", obra atribuida al taller de Leonardo da Vinci, copia del original, pero en un estado de conservación mucho mejor, que permite observar detalles que el original ha perdido por el deterioro que el tiempo produce.

La Mona Lisa de el Prado, del Taller de Leonardo

El Museo del Prado guarda tantas joyas artísticas, y tantas anécdotas durante sus más de 200 años de vida, que sería imposible recogerlas todas. Lo mejor es acercarse a descubrirlas paseando por sus salas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.