Manipulación de los medios de comunicación
/

¿Manipulación constante?

Manipular es cuando se cambia el estado de algo con un fin interesado

Artículo elaborado por Celia Carnicer y Susana Sánchez, redactoras de Penyagolosa Report.

Actualmente hay mucha manipulación de información en la sociedad, un claro ejemplo son las diferentes cadenas de televisión. Estos medios de comunicación pueden estar hablando de un mismo suceso, pero a la hora de transmitirlo, cada cadena lo cuenta desde un punto de vista tan diferente que la gente incluso duda sobre si se está hablando de la misma noticia. 

Esto es un grave problema porque, independientemente de la forma de pensar que tenga la persona que comunica, el suceso ha ocurrido de una forma concreta y, por lo tanto los hechos deberían narrarse objetivamente. Pero como ahora está de moda dar la opinión, cada vez más cadenas se dedican a dar su punto de vista antes de exponer de qué va realmente la noticia. Y esto que ocurre es otro tipo de manipulación porque, tras varias pruebas, se ha descubierto que las personas tendemos a decantarnos antes por debates u opiniones de gente que en noticias narradas de manera objetiva y, como ya sabemos, las cadenas  siempre buscan la forma de hacer que su programa tenga más expectantes. 

Con los diferentes sistemas de marketing lo que se busca es una mayor venta del producto y para ello tienen un montón de estrategias que hacen que nos fijemos en ellos. Uno de sus métodos es el de crear montajes, es decir, establecen imágenes manipuladas para causar una impresión con el producto más bonito y llamativo de lo que realmente es. Como por ejemplo en los anuncios de pizza, ahí donde vemos la pizza tan crujiente y apetecible, siempre resulta ser falsa dado que una pizza en la vida real no es tan perfecta y no produce la misma sensación. 

Otra forma de manipulación es a través de mensajes subliminales. Un mensaje subliminal es una señal diseñada para ser captada por el consumidor de manera inconsciente. Esta técnica es muy utilizada para captar la atención del cliente de forma disimulada, de tal forma que no te das cuenta, como los dibujos escondidos o camuflados en logos. 

Poco a poco la sociedad se está acostumbrando al uso continuo de estas técnicas y no debería ser así, porque muchas veces cuando vemos un anuncio ya pensamos: “no será así o seguro que cuando lo compre será diferente” y eso es porque ya estamos acostumbrados a que pasen estas cosas pero tampoco hacemos nada por cambiarlo, ya que ahora en la sociedad le damos mucha importancia a la imagen.

Por otro lado, hay gente que piensa que si la manipulación no existiese la sociedad no funcionaria. Este grupo de gente afirma que si no hubiese publicidad ‘dañina‘ los ciudadanos no compraríamos tanto. Creo que en ese aspecto tienen razón, porque está comprobado científicamente que aunque no tengamos hambre si vemos una imagen o un cartel publicitario de una comida que nos gusta, empezamos a segregar saliva e instantáneamente llegará un impulso nervioso a nuestro cerebro que nos pedirá conseguir el contenido de esa imagen. Este ejemplo ha sido de comida pero se puede aplicar a cualquier otro objeto en venta, y, por eso se dice que la economía no funcionaria igual que ahora de no ser por la publicidad engañosa.

Resumiendo, uno de los grandes problemas que afectan de manera paulatina a la sociedad es este, la manipulación, y, aunque cada vez esté más normalizada no deja de ser algo negativo. Por lo tanto creo que sería conveniente empezar a hacer un menor uso de estas estrategias hacia los consumidores porque solo se está consiguiendo incrementar el capitalismo y el un mayor número de personas desinformada y susmisas.